LAS HISTORIAS QUE CUENTA MI ROPA

LAS HISTORIAS QUE CUENTA MI ROPA..

 

7:00 AM - Suena la alarma, despierto, me preparo y comienzo mi rutina de mañana; meditar, leer, escribir, beber un poco de té y…  la parte que más me gusta: decidir que voy a ponerme. Abro mi closet y logro transportarme a través del tiempo, veo pasar los mejores días de mi vida con el simple deslizar de la puerta. Mientras paso los ganchos lentamente, toco mi vestido gris, ese que tanto me gusta usar en los días de verano y, es cuando,  me acuerdo de mi cumpleaños número 23, mi chamarra de cuero, la que me acompañó la primera vez que subí a los Bunkers, mi saco color dorado, estuvo conmigo la noche de mi graduación de preparatoria y el día que firme mi acta profesional, mi abrigo azul cielo, ese que use en la exposición de las fotos de Tania Franco Klein, mi jumpsuit negro, el que decidí ponerme la primera vez que visité el TATE, mi pantalón negro, el que use en el último concierto al que fui con mis mejores amigos y que, también estuvo presente en la exposición de los vestidos de Naty Abascal en el JUMEX.

Paso mis dedos por cada uno de estos recuerdos, miro la ventana y decido que es el día perfecto para usar el vestido rojo que usé la última vez que me reuní con mis mejores amigas. Una vez lista me miro al espejo y reafirmo que mi ropa se ha convertido en mi cómplice de aventuras, risas, lágrimas y paseos a media tarde.

 

 

Yo creo que nuestras prendas cuentan historias, nos llevan en un viaje al pasado que nos recuerda lo mucho que hemos vivido, lo mucho que hemos amado y lo mucho que hemos disfrutado a lo largo de nuestro camino.

 

Me gusta creer que lo más bonito de mi closet son las aventuras que he vivido con cada prenda que ahí se encuentra. En este caminar de prisas y estrés hemos olvidado la simpleza y los buenos reencuentros. Optamos por una visión más efímera de las cosas y creemos que lo que ayer fue, hoy ya no es.

 

Cada vez que visito una tienda de ropa de segunda mano o llevo mi ropa a un lugar a intercambiarla me gusta imaginar las historias que contará la ropa que llegará a mi closet y las historias que vivirán esas prendas que compartieron un sinfín de aventuras conmigo.

Me cuestiono, ¿Tendríamos estos hábitos de consumo desmedido si conociéramos otras historias? Las historias de quienes cultivaron el algodón de tu suéter preferido, las historias del señor que tiñe el rollo de tela que se usó en el vestido que usabas en la boda de tu prima, las historias de las manos que cosieron tus jeans favoritos, las historias de las personas que acomodan el almacén donde se encontraba tu blusa a rayas, las historias…

 

No creo que debamos dejar de consumir.

Creo que debemos empezar a honrar las historias detrás de nuestra ropa.

Mis historias

Tus historias

Sus historias

Nuestras historias.

 

Por: 

María José Munguía Romero

Ingeniera Textil

 

1 comentario

Lidia

Que interesante nunca pence en eso solo compro ropa y desecho sin darle valor a lo que hay detrás muchas felicidades majo se que eres grande e inteligente esto es solo el inicio de tu maravillosa carrera sigue adelante no te detengas nunca.

Dejar un comentario