LA MODA SUSTENTABLE COMO UNA ACTITUD

“La moda desde la Semiología de la Vida Cotidiana”
La moda sustentable como una actitud

 

Comprendiendo que la semiología es “el estudio de los signos en el seno de la vida social”[1], en esta ocasión les hablaré brevemente sobre el significado de la moda y en específico, en la vida cotidiana, como una actitud. Es así, que más allá de abordar el discurso de cada diseñador y una explicación sobre las tendencias, se trata de entender a la moda como un objeto de comunicación[2]. Te pregunto querida lectora o lector, ¿Qué quieres comunicar con la forma en la que te vistes? Y ¿En qué piensas cuando eliges una prenda? Déjame decirte que no es superficial e incluso, en tus decisiones hay un “autoconocimiento”[3], una idea que tienes de ti y una “carga afectiva de <tú> propia vida”[4].  Como también, hay un entramado de significados que aquél que te observa, decodifica sin que se de cuenta y toma decisiones frente a ti. Esa es la importancia de la moda y estoy segura, ya lo intuías, pero te ofrezco ir un paso más arriba.

    Me encanta la referencia de “El diablo viste a la moda” (2006) para explicitar este aspecto. A continuación, te comparto el video:

 

https://www.youtube.com/watch?v=Ja2fgquYTCg

 

Como podrás ver, Miranda Priestly (Meryl Streep) experta de moda decodifica la prenda que Andrea "Andy" Sachs (Anne Hathaway) trae puesto, y cito explícitamente:

Crees que esto no tiene nada que ver contigo. Vas a tu armario y seleccionas ...no sé... ese suéter azul horroroso, por ejemplo, porque estás tratando de decirle al mundo que te tomas demasiado en serio para preocuparte por lo que te pones en la espalda. Pero lo que no sabes es que ese suéter no es solo azul, no es turquesa. No es lapislázuli. En realidad, es cerúleo. Y también desconoce alegremente el hecho de que, en 2002, Oscar de la Renta hizo una colección de vestidos cerúleos. Y luego creo que fue Yves Saint Laurent... ¿no fue quién mostró chaquetas militares cerúleas? ...Y luego el cerúleo apareció rápidamente en las colecciones de ocho diseñadores diferentes. Y luego, se filtró a través de los grandes almacenes y luego se deslizó hacia una trágica “esquina de ropa casual” dónde, sin duda, lo sacaste de un contenedor de liquidación. Sin embargo, ese azul representa millones de dólares e innumerables trabajos, y es algo cómico cómo crees, que has hecho una elección que te exime de la industria de la moda cuando, de hecho, estás usando el suéter que fue seleccionado por ti la gente en esta sala de un montón de cosas".

 

 

En realidad, no te preocupes mucho sobre lo que los expertos de la moda podrían decir sobre lo que traes puesto. Lo importante es la forma en que tú decides el qué y cómo lo traes puesto. En Semiología de la Vida Cotidiana[5] hablamos de la actitud como el resultado de tres aspectos fundamentales. Tus pensamientos, creencias y valores, resulta una forma precisa de enfrentarte, en este caso, a la moda, pero podríamos hablar de dicha estructura como la forma en la que te enfrentas a cualquier aspecto en tu vida. Dicho ejemplo lo ocupo en mis clases para hablar de política.  

    En el ejemplo, podemos ver que los pensamientos de Andy sobre la moda remiten a evitar la superficialidad, ya que “que no tienen que ver con la complejidad de la vida o la realidad”, sus creencias “que la moda es ajena a ella y sus decisiones frente a ella no la representan” y finalmente, la forma en la que valora la moda “en cuestiones de comodidad y cumple el objetivo de vestir”.

 

 

    Sin embargo, esa actitud quizá no la había analizado de manera concreta (y de ahí el aporte de la escena en la narrativa de la película) ya que dicha actitud se encontraba formulada desde su imaginario[6]. Dicho en otras palabras, esa actitud sobre la moda estaba configurada como una imagen creada para satisfacer ciertas carencias e inseguridades de Andy. No fue descubierta de ella misma, no hay creatividad y no hay un reflejo de su personalidad más íntima, no sabe quién es ella misma. Sólo refleja un estereotipo de intelectual recién egresada.

   Aquí, te vuelvo a formular una pregunta, ¿Tu vestimenta refleja quién eres o un estereotipo de quién piensas que eres? La mejor forma de saberlo es que, evalúes tu actitud frente a la moda. Recuerda: pensamientos, creencias y valores.

 

    

 La idea es que, en el proceso de elegir la ropa, te depures a ti, llegues a ser más tú. En cada elección de playera o blusa y pantalón o falda, te estás descubriendo y co-creando a ti. No es superficial. Para que la moda deje de utilizarte a ti por medio de estereotipos, tú debes usar la ropa. Te invito a que reflexiones en el slow fashion al tener la ventaja que, por primera vez no dependes de modas o temporadas, tú eliges tu estilo desde una reflexión introspectiva de quién eres y procedes a buscar. Consumes desde una postura más lúcida. No como imposición, sino como elección más justa, ética, sustentable, responsable e incluso, versátil.

   De ahí, la frase tan contundente y milenaria de nuestros queridos baby boomers “de la moda lo que te acomoda” que no te use la moda, tú usa la moda.

 

 

 

 

Por:

Ana Patricia Sánchez García

Filósofa / Consultora y comunicadora en Semiología de la Vida Cotidiana

Facebook Pneuma Pachuca

Instagram Pneuma

 

[1] Saussure Ferdinand, Curso de lingüística general, Losada, Argentina, 2012 p.66
[2] Barthes Roland, “Sobre El sistema de la moda y el análisis estructural del relato” en El Grano de la voz, S.XXI, México, P.44
[3] Ídem.
[4] Ídem.
[5] Ruiz Soto Alfonso, “Modelo educativo paralelo y complementario del sistema tradicional, dirigido al público en general, adolescentes y adultos. Está enfocado al desarrollo de conciencia para elevar la calidad de vida de las personas, de modo que incide tanto en el individuo, como en la pareja, la familia, la empresa y la sociedad.” https://semiologia.net/el-modelo-educativo/ visitado el 19 de abril de 2020
[6] Ruiz Soto Alfonso, Curso II “Conjunto de huellas o condicionamientos socio-culturales que no me permiten percibirme en forma adecuada, generando un falso concepto de mi propio ser, un imaginario disfuncional en términos de mi propia biografía, un sistema cerrado, <aquél que creo ser pero no soy>”.  
 

Dejar un comentario